Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

MONTSERRAT 360º

LA TRAVESÍA CIRCULAR EN LA MONTAÑA MÁGICA

Crónica escrita por LLORENÇ BARBA I FERRER guarda del REFUGIO D’AGULLES (VICENÇ BARBÉ)
La travesía integral de Montserrat es una de las travesías de dos días más espectaculares que podemos hacer en nuestro territorio, en un macizo que tenemos a tocar y que a menudo no conocemos suficientemente. Con la posibilidad de hacer noche en medio de las agujas de esta emblemática montaña. En un refugio pequeño pero muy acogedor y con muy buen ambiente. Con una cocina de montaña y de proximidad. Construido en 1961 y que curiosamente se aprovisiona íntegramente a pie. Una rareza en los tiempos que vivimos. Seguro que os sorprenderá positivamente a condición de venir mínimamente rodados en marchas de montaña. Le recomendamos que madruguéis y así poder disfrutar sin prisa los mil y un rincones y sorpresas que iréis descubriendo al mejor ritmo que se puede viajar: el ritmo del caminante. Muy recomendable la posibilidad de acceder a la travesía en transporte público a una hora escasa desde el centro de Barcelona.

Presentamos una de las travesías más conocidas a la que posiblemente sea la montaña más emblemática del país. Montserrat, es un pequeño macizo de la cordillera prelitoral con una orografía muy compleja ya menudo laberíntica. El itinerario que explicamos a continuación, nos permite descubrirla de una manera bastante extensa en dos jornadas de caminata, con salida y llegada en Monistrol de Montserrat, donde podremos acceder en ferrocarril o en vehículo particular, y haciendo noche en el Refugio de Agulles (Vicenç Barbé), enclavado en el corazón de la región de agulles, una de las zonas más carismáticas del parque natural de Montserrat. Un total de más de 35 kilómetros y más de 3700 metros de desnivel positivo acumulado, hacen que sea totalmente recomendable realizarla en dos jornadas, para poder disfrutar si tenemos un mínimo de condición física y un cierto hábito de caminar por senderos de montaña. Si no vamos muy justos de tiempo o fuerzas, podremos visitar lugares tan especiales como el Refugio de Sant Benet, la Roca Foradada, los restos de Sant Pau Vell o las cimas del Montgròs o Sant Jeroni. El hecho de hacer noche en un refugio guardado, también nos permitirá realizarla con el mínimo peso posible, pues si lo deseamos, aparte de ahorrarnos el saco, colchonetas, etc. también podremos encargar las comidas. Una manera de acortar el itinerario si lo vemos un poco largo por nuestras posibilidades, es empezar y/o terminar en el monasterio de Montserrat (igualmente accesible en tren cremallera desde Monistrol). En la reseña detallada de las dos etapas nos haremos la idea más exacta de lo que podemos acortar.
© Oriol Borrut
La travesía la proponemos en sentido contrario a las agujas del reloj, pues es la manera más recomendable tanto por la complejidad como dureza de las dos etapas. Una primera etapa con más metros de desnivel positivo, pero más sencilla en el apartado técnico. Una buena subida de Monistrol al refugio-ermita de Sant Benet, pasando por el Monasterio, para enlazar después con el GR-172, recorriendo todo el espectáculo de vertiente norte, pasando por Santa Cecilia (ermita y monasterio del sXI), y continuar hasta el extremo oeste del macizo. Esta primera etapa son 16 kilómetros y 2100 metros de desnivel positivo acumulado y 1.450 de negativo. Hacia el final de la etapa llegaremos a la emblemática Roca Foradada y en el histórico paraje de Sant Pau Vell, mirador excepcional de la vertiente oeste de la montaña.

La segunda etapa la realizaremos primero por el PR C-68, hasta casi la cima de Sant Jeroni donde ya tomaremos el popular y turístico camino de Sant Joan, hacia Sant Miquel y la fuerte bajada de nuevo hacia Monistrol. Es una etapa más laberíntica en todo su primer tramo y un poco más pesada para las subidas y bajadas que iremos encontrando todo el tiempo. La segunda parte de esta jornada, recorre caminos muy turísticos, no por ello menos interesantes. Los guardas del refugio, grandes conocedores del terreno nos indicarán perfectamente el itinerario con todos los puntos delicados que nos encontraremos. Esta segunda etapa caminaremos unos 20 kilómetros y haremos unos 1.600 metros de desnivel positivo y 2.200 de bajada. Encontraremos algunas secciones un poco más técnicas donde tendremos que prestar atención y ocasionalmente utilizar las manos para ayudarnos. También tendremos la oportunidad de subir a Sant Jeroni, que con sus 1.225 m es el punto culminante de Montserrat.

ETAPA 1

Inicio: Monistrol de Montserrat
Final: Refugio d’Agulles Vicenç Barbé
Saliendo del pueblo de Monistrol, nos dirigimos hacia el Camí de les Aigües. Al cabo de unos minutos de caminar por la cómoda pista, llegamos al desvío de la Drecera del Tres Quarts, que tomaremos para ir subiendo hasta encontrar el camino hormigonado de la Santa Cova. Una vez allí subimos dirección al Monasterio de Montserrat, bien visible sobre nuestro. Toda esta subida la encontraremos marcada con marcas rojas y blancas (GR-96). Del pueblo de Monistrol al monasterio calcular una hora y media aproximadamente.
© Oriol Borrut
© Oriol Borrut
Subimos por las escaleras de la fuente del Abat Oliva y cruzamos un puente de madera dirección Monasterio de Santa Cecilia. Desde este punto, y casi hasta el final de etapa, seguiremos el GR-172 (marcas rojas y blancas). Después de una media hora y de unos cientos de escaleras (pasando por el estrecho Pas dels Francesos) llegamos al Pla de Santa Anna (cartel indicativo). Aquí podemos hacer una breve pausa y visitar las ruinas de la antigua ermita de Santa Anna. Justo en el Pla de Santa Anna, dejamos el camino principal que nos llevaría dirección Sant Jeroni, para girar a la derecha. Continuamos subiendo escaleras y unos 10 minutos después llegamos justo bajo la ermita de Sant Benet (refugio guardado). El lugar es espectacular y bien merece una parada para hacer un refresco o un café. Contad unos 45 minutos desde el monasterio.
© Oriol Borrut
© Oriol Borrut
© Oriol Borrut
Una vez retomamos la marcha, podemos deshacer los últimos metros para volver al GR o bien hacer una pequeña variante que nos lleva por dentro del bosque a la ermita de la Trinitat y allí poder retomar el GR-172 (muy recomendable). Una vez en el GR continuamos sin pérdida hacia Santa Cecilia. Las vistas de todas las paredes de la vertiente norte nos dejarán con la boca abierta. El emblemático Cavall Bernat, la Paret dels Diables o el Serrat del Moro entre las más memorables. Santa Cecilia es parada obligada, y una visita por su entorno del todo recomendable. Allí también llega la carretera, por lo que será un punto de retirada en caso de necesidad.
© Oriol Borrut
© Oriol Borrut
Desde Sant Benet a Santa Cecilia, podemos contar una hora y media aproximadamente. Una vez retomamos la marcha, tomamos nuevamente el GR-172 dirección a Can Massana. La frondosidad y frescura del bosque por donde caminamos minimizarán el esfuerzo de los desniveles que iremos salvando, mientras pasamos por debajo de las «murallas» de los Ecos o los Frares Encantats, para llegar a la emblemática Roca Foradada y su vecina La Cadireta. Si vamos bien de tiempo y fuerzas, es del todo recomendable subir hasta el ojo de la Roca Foradada (por su lado oeste no ofrece ninguna complicación). Pocos minutos después de la roca foradada llegamos a Coll de Guirló donde veremos un cartel que nos lleva dirección al Refugio Vicenç Barbé, dejando el GR para coger el PR C-78 (marcas amarillas y blancas). Si tenemos ganas podemos hacer una visita a las ruinas de Sant Pau Vell, con una panorámica espectacular de la parte oeste del macizo. Para llegar tendremos que caminar pocos minutos más por el GR hasta encontrar la indicación que nos lleva. Desde el cruce del PR no tenemos más de 10 minutos. Una vez realizada la visita, rehacemos el GR nuevamente hasta el cruce con el PR. Desde el cruce nos adentramos por un sendero que nos lleva al conocido Pas de la Portella, un pequeño paso con trepada que nos adentra de lleno en la región de agujas y nos lleva en pocos minutos al Refugio Vicenç Barbé (900m), conocido como Refugio de Agulles, final de nuestra primera etapa. Desde Santa Cecilia hasta el refugio, contad unas dos horas de marcha efectiva.
© Oriol Borrut
© Oriol Borrut
Para realizar esta primera etapa, hay que contar unas 6 horas de marcha efectiva totales, si tenemos un mínimo de preparación física. Iremos encontrando carteles indicativos en prácticamente todos los cruces.

ETAPA 2

Inicio: Refugio d’Agulles Vicenç Barbé
Final: Monistrol de Montserrat
Pasaremos por la bonita y amplia Bauma de las Pruneres y tras una fuerte subida llegaremos al Coll de les Comes y la Agulla del Cilindre que parece desafiar la ley de la gravedad. Justo después efectuaremos un descenso un poco delicado por unas rampas de piedra para luego remontar hacia el collado del Montgròs y la cima homónima. Mirador de excepción de toda la montaña. El lugar se merece una parada para contemplar la maravilla que es Montserrat.
Del refugio a la cima del Montgròs tardaremos un poco menos de dos horas, por un camino muy sinuoso y a veces un poco perdedor, pero bastante bien marcado con pintura amarilla y blanca y algún cartel de vez en cuando.
© Llorenç Barba
© Llorenç Barba
Pasaremos por la bonita y amplia Bauma de las Pruneres y tras una fuerte subida llegaremos al Coll de les Comes y la Agulla del Cilindre que parece desafiar la ley de la gravedad. Justo después efectuaremos un descenso un poco delicado por unas rampas de piedra para luego remontar hacia el collado del Montgròs y la cima homónima. Mirador de excepción de toda la montaña. El lugar se merece una parada para contemplar la maravilla que es Montserrat.
Del refugio a la cima del Montgròs tardaremos un poco menos de dos horas, por un camino muy sinuoso y a veces un poco perdedor, pero bastante bien marcado con pintura amarilla y blanca y algún cartel de vez en cuando.
© Llorenç Barba
© Llorenç Barba
Una vez bajamos del Montgròs en dirección al Torrent del Migdia, pasaremos por el estrecho Pas de la Salamandra y la Fuente de la Cadireta (actualmente muy dañada). Una vez en el fondo de la Canal del Migdia, remontaremos unos metros hasta encontrar el cartel que nos guía hacia el Camí dels Francesos por el PR. En poco más de 20 minutos desde la canal llegaremos al Camí dels Francesos, un camino bastante fresado que une la llanura de olivos del peudemont de Montserrat con la cima de Sant Jeroni.

Una vez llegamos al Camí dels Francesos debemos dejar el PR C-78 que desciende hacia la derecha dirección sur y remontamos hacia la izquierda siguiendo alguna marca difusa de color amarillo. En 15 minutos de subida llegaremos al Coll de las Pinasses. Una vez allí tomamos el sendero de la izquierda (oeste) que nos llevará rápidamente al último tramo de escaleras que nos llevan a la cima de Sant Jeroni. Con sus 1225 metros, la cima de Montserrat es una atalaya privilegiada para observar, no sólo una buena panorámica montserratina, prácticamente todo el país.
© Llorenç Barba
© Llorenç Barba
Desde la cima del Montgròs a Sant Jeroni contáis una hora y media bien buena. A partir de este punto, el itinerario se convierte todo en bajada hasta el final de etapa y transcurre por rutas muy frecuentadas por los turistas, sobre todo los fines de semana.
© Llorenç Barba
© Llorenç Barba
Primero llegaremos a la capilla de Sant Jeroni y poco más abajo tomaremos el desvío que nos lleva hacia Sant Joan, por un camino muy bien acondicionado y ancho, pasando por el pie del Gorro Frigi y con preciosas vistas del Cap de Mort, Cavall Bernat y todo el conjunto de rocas de la zona de Sant Benet (Elefant, la Prenyada, la Momia, etc.).

Una vez llegados a Sant Joan y el funicular que lleva el mismo nombre, tomaremos la pista hormigonada que nos lleva al monasterio pasando por Sant Miquel y el mirador de la Creu de Sant Miquel. Una vez en el monasterio, retomamos el camino de la Santa Cova y el desvío de la Drecera dels Tres Quarts. Justo antes de coger la Drecera dels Tres Quarts giramos a mano derecha por el camino de las Canals que nos lleva de nuevo al Camí de les Aigües a través de unos tramos de escaleras empinadas. El último tramo de la travesía, la efectuamos cómodamente por el Camí de les Aigües hasta Monistrol. De la cima de Sant Jeroni hasta Monistrol invertiremos un poco más de dos horas.

Para esta segunda etapa necesitaremos unas 6 hores y poco de marcha efectiva.

RECOMENDACIONES GENERALES

Época recomendable: Todo el año, intentando evitar las semanas más calurosas. Para las diferentes orientaciones que nos encontraremos y el viento que sopla, hay que prever ropa extra de abrigo.

Cartografía: Recomendable llevar un buen mapa y saberse orientar. Montserrat tiene una orografía muy compleja y es fácil perderse. Aunque el itinerario propuesto está bien marcado y es recorrido muy frecuentemente, si se nos hace de noche o hay niebla, se nos puede complicar la jornada. El mapa más recomendado es el de la editorial Alpina. La ruta descrita, la podremos descargar o seguir a la app Wikiloc como Montserrat 360º ETAPA 1 y ETAPA 2

Donde dormir: El Refugio de Agulles Vicenç Barbé, es el final de etapa. Por lo tanto será el lugar ideal para pasar la noche. Es un refugio guardado, propiedad de la FEEC, y regentado actualmente por Llorenç Barba. Tiene una capacidad de 20 plazas, servicio de bar y comidas, mantas, estufa de leña, baño, agua potable y luz (placas solares). Está abierto todo el año, los fines de semana y festivos. Entre semana se abre previa reserva para un mínimo de dos personas en media pensión. Cerrado todo el mes de agosto. La web www.feec.cat podemos efectuar las reservas y para otras consultas el teléfono de contacto del guarda es el 628 787 390. Si no queremos hacer noche en el refugio, encontraremos varios refugios en todo el recorrido pero hay que recordar que en el parque natural de Montserrat, está prohibida la acampada, aunque el vivac si que es permitido.

Agua: Montserrat es una montaña escasa en agua, por lo tanto es importante aprovisionarnos bien al principio de cada jornada. En Monistrol o al monasterio, podremos llenar sin problemas. En el refugio de Agujas, con el precio de la pernoctación entra agua potable, y si no hay pernoctamos, podremos comprar.

Compromiso: En caso de tener alguna complicación tenemos varias maneras de recortar la travesía y llegar más rápidamente a algún punto accesible en vehículo. Aunque hay algunas hondonadas donde no encontraremos cobertura para los teléfonos, caminando pocos metros más, encontraremos señal para pedir socorro en caso necesario. (Teléfono de emergencias 112) Al encontrarnos dentro de un parque natural y por el alto riesgo de incendios está totalmente prohibido hacer fuego!. Llévese todas sus desechos (y si puede ser alguno más, mejor).

LLORENÇ BARBA I FERRER

(Maresme, 1979) De pequeño descubre la afición por la montaña a través de la familia. Con 14 o 15 años empezó a trepar por las primeras piedras y al momento quedó impregnado por la magia de las paredes y las montañas, y especialmente de Montserrat. Amante de las vías clásicas y el terreno de aventura. Con 20 años dejó su Maresme natal y se acercó a vivir a Montserrat de donde ya no se ha ido. Unos primeros años muy intensos de escalada en todas las paredes de la vertiente norte de Montserrat, y posteriormente descubridor incansable de todas las joyas verticales que esconde este mágico paraíso conglomerado. Tampoco deja de lado el descubrimiento de otros macizos como el Montsec, Pirineos, Picos de Europa, Alpes, Atlas, Turquía, Jordania, etc. Siempre buscando roca u ocasionalmente nieve y hielo. Actualmente, después de 25 años escalando continúa disfrutando y sufriendo como el primer día, siempre teniendo presente que es más importante con quien va a la montaña que lo que va a hacer. Poder compartir una excursión o escalada con los amigos o la familia, este es el objetivo principal y no tanto la vía o montaña que pretendemos trepar. Después de unos años trabajando en diversos refugios del Pirineo como ayudante, descubriendo que es su vocación, en 2017 entra como guarda en el Refugio de Agulles (Vicenç Barbé) propiedad de la FEEC, tarea que continúa desarrollando actualmente. Porteador incansable y curioso de los mil y un rincones que esconde el maravilloso mundo montserratino.
Por si quieres compartir esta crónica