Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

5 CIMAS DE MONTSERRAT

UNA RUTA CIRCULAR DE ALTURA

MIRANDA DELS ECOS · TURÓ DEL MONTGRÓS · MIRANDA DE SANT JERONI
MIRANDA DE SANTA MAGDALENA · ROCA DE SANT SALVADOR

Crónica escrita por ALBERT MASÓ GARCIA y publicada en la revista MUNTANYA número 925
Fotografías de ALBERT MASÓ GARCIA y ROGER ROVIRA
En marzo de 2018 salió a la luz el libro Cim i miradors de Montserrat. Caminades (Farell Editors, 2018). Para celebrarlo, su autor nos describe un itinerario circular que pasa por los cinco puntos culminantes de Montserrat que forman parte de la lista de los «100 Cumbres» promovida por la Federación de Entidades Excursionistas de Cataluña (FEEC).

Cinco atalayas, verdaderos puntos emblemáticos del macizo de Montserrat y de toda Cataluña, que forman parte de la historia del excursionismo y la escalada de los pioneros montañeros catalanes. Situados en la parte oriental de la montaña aserrada, todas estas cumbres superan los 1.000 metros de altura y ofrecen unas vistas amplias, fantasiosas y vertiginosas. Estas cinco cumbres son: la miranda dels Ecos (1.223 m), el turó del Montgròs (1.133 m), la miranda de Sant Jeroni (1.236 m), el mirador de Santa Magdalena (1.132 m) y la roca de Sant Salvador (1.156 m). Cada cumbre tiene su carácter y personalidad, y una manera de captar sus diferencias es visitándolas todas en una única excursión. Para ello, a continuación, se describe un itinerario circular que combina exigencia con inteligencia, soledad con multitud y esfuerzo físico con emociones espirituales. Ataros bien fuerte las botas, cargar a la espalda una mochila ligera, pero con el contenido necesario, afinar bien el sentido de la orientación, haced salir de vuestro interior el espíritu aventurero y emprender este emocionante viaje por las alturas de Montserrat.
Los Flautats, a la izquierda, y la roca de Sant Salvador (el Elefante) a la derecha

LA MIRANDA DELS ECOS (1.223 m)

00:00 Estacionamos el vehículo en el aparcamiento del conjunto de edificios del antiguo monasterio de Santa Cecilia, situado aproximadamente en el PK 5,7 de la carretera BP-1103. Cruzamos la carretera y tomamos una pista medio de cemento que con subida lleva a un camino, el cual seguimos hacia la derecha (oeste). Al poco rato llegamos a otro camino que corresponde al GR-172 y lo seguimos hacia el oeste. Cruzamos la marcada canal de Sant Jeroni y bajamos fuerte hacia el norte.

00:06 Desvío con un palo con indicadores y un panel informativo. Seguimos el camino que sale hacia la izquierda (oeste). De manera gradual, nos vamos acercando a la base de las murallas de Montserrat hasta que el camino comienza a subir en zigzag.

00:21 Desvío con un palo con indicadores. Seguimos el camino que sale hacia la izquierda hacia el collado o portell de Migdia, con subida continua.

00:29 Cruce. Si seguimos el camino bien marcado que sale hacia la derecha (oeste), en poco menos de un minuto podemos visitar la Font de Llum, surgencia bastante conocida que proviene de una pequeña cavidad ubicada dentro de una gran roca apoyada en el acantilado. Si no, seguimos el camino que sale hacia la izquierda y que nos introduce en la canal de la Font de Llum. Superamos un tramo desnudo de vegetación a causa de un desprendimiento haciendo algunas trepadas y seguidamente la canal se encajona entre altivas paredes. La subida no da tregua, pero unos bonitos tejos y la magia del entorno nos lo amenizan.

LA FONT DEL LLUM

La Font del Llum es uno de los escasos puntos de agua del macizo de Montserrat, situada a media altura de la canal de la Font de Llum, que asciende hasta el collado de Migdia. La fuente brota de manera constante de una galería que se abre entre unos bloques caídos, a los pies de los contrafuertes septentrionales del Camell dels Ecos.
00:41 Collado o portell de Migdia, amplio, sombrío y muy adecuado para descansar y coger aire. Se respira pura esencia montserratina. Continuamos siguiendo el camino que baja decidido hacia el sur hacia el mágico torrente de Migdia. Al final de la primera bajada, a mano derecha se origina el camino de la canal del Pas dels Micos (inscripción de color amarillo «Micos» en una encina y un hito). Lo seguimos superando unas repisas donde hay que hacer algunas trepadas por terreno un poco terroso. Encontramos trazos y algunas marcas de color amarillo. Llegamos al pie de las paredes y seguimos hacia la izquierda una canal ascendente muy estrecha y que nos obliga a casi reptar hasta el famoso Pas dels Micos, donde tenemos que superar un tramo muy derecho ayudándonos de forma simiesca de un tejo muy pulido por el paso de incontables montañeros. Superado, trepamos cogiéndonos a las raíces y flanqueamos hacia la derecha, por un paso aéreo, mediante un cable metálico. Entonces, seguimos una boscosa y marcada canal que sube fuerte hacia la derecha hasta que las marcas de pintura de color amarillo nos hacen flanquear bruscamente hacia la izquierda hacia otra canal boscosa que asciende hacia el norte y cerca de la pared este de la miranda de los Ecos. Superamos un tramo de una veintena de metros mediante una trepada, donde hay que prestar mucha atención y entonces llegamos al collado de la Miranda, a la que subimos fácilmente por arista norte.

1:06 Cima de la miranda de los Ecos. Es estrecho, alargado de sur a norte y con unas vistas aéreas impresionantes. Mientras descansamos, podemos imaginar lo que sentirían los primeros montañeros que tuvieron la osadía de subirse por primera vez. Al noreste se alza el eco superior, el punto más alto de la región de los Ecos. Llenos de emoción, volvemos al collado de la Miranda y seguimos un sendero que baja hacia el norte entre bojes y que al poco gira al sur y avanza cerca de la pared oeste de la miranda hasta el collado del Eco d’en Nubiola. Entonces, seguimos la marcada canal que baja fuerte hacia el sur hasta que encontramos un sistema de cuerdas fijas que enlazan con un salto vertical equipado con una cadena y una cuerda que permiten descender sus 15 m con osadía. Recomendamos llevar una cuerda y efectuar un rápel, si no nos vemos muy seguros de descender cogidos de la cadena. Una vez abajo, seguimos un sendero hacia mediodía que trepa entre bojes y encinas.

EL PAS DELS MICOS

Una gran brecha forma la Canal dels Micos, estrecha y muy vertical, con tramos terrosos y descompuestos. Es un lugar de paso difícil, donde encontraremos un par de tejos bien pulidos por el paso de los excursionistas que nos ayudan a agarrarnos como unos monos, y en la parte final, superamos un corto pero aéreo flanqueo normalmente equipado con un cable.
Descendiendo por el torrente del Migdia se disfruta de una preciosa visión del conjunto de agujas de las Talaies y de la vertiente oeste de la miranda de Sant Jeroni.

EL TURÓ DEL MONTGRÓS (1.123 m)

1:16 Llegamos al collado del Serrat del Patufet, que queda a mano derecha (oeste) y que podemos subir por medio de una trepada sencilla. Seguidamente, bajamos fuertemente hacia el sureste siguiendo rastros y algunos hitos por el bosque hasta que encontramos una canal erosionada donde una cuerda nos ayuda a bajar un tramo terroso y resbaladizo. Continuamos perdiendo altura y a través de unas rocas enlazamos con el camino que une el collado del Montgròs con el torrente de Migdia.

1:24 Situados en el camino mencionado, por donde discurre el PR C-78, lo seguimos con subida hacia el oeste por un bonito bosque de encinas hasta que llegamos al estrecho collado del Montgròs, desde el que subimos por el sur hasta la cima de este cerro.

1:31 Cima de la colina del Montgròs. Es pelado, alargado de norte a sur, amplio y con unas vistas maravillosas hacia todas partes. Vale la pena detenerse un buen rato y disfrutar de esta cumbre mítica. Después de haber degustado su esencia personal, bajamos de nuevo hasta el collado y seguimos el camino hacia la derecha con una fuerte bajada. Pasamos por el pie de la alargada vertiente sur de la salamandra y descendemos a través de una sucesión de canales estrechas y colgadas desde las que disfrutamos de unas vistas fantasiosas de la vertiente poniente de la miranda de Sant Jeroni y de agujas legendarias, como las Talaies o el Gegant Encantat. Pasamos por el lado de la fuente de la Cadireta (recogedor de agua obrado) y tras una marcada curva bajamos precipitadamente hasta el cauce del torrente de Migdia.
Bajando de la cima de la miranda de Sant Jeroni, con la Albarda Castellana a la espalda..

LA MIRANDA DE SANT JERONI (1.236 m)

1:44 Seguimos el camino que sube hacia arriba por el cauce del torrente en un ambiente sombrío y sugerente siguiendo el PR C-78.

1:47 Cruce que actualmente está señalizado con un pequeño indicador de color negro. Tomamos el camino que sale hacia la derecha hacia Sant Jeroni. La subida es fuerte y sin descanso. Pasamos por el pie de la arista sur de la Talaia Gran y empezamos un flanqueo hacia el sur que alterna tramos llanos con subidas y bajadas abruptas que rompen el ritmo. Las vistas hacia el oeste convierten magníficas hasta que curva el prominente camello de Sant Jeroni y nos orientamos hacia el oeste vislumbrando nuevos paisajes Montserrat.

2:06 Vamos a parar al histórico Camí dels Francesos y lo seguimos hacia el norte en medio de numerosas encinas dejando el PR C-78, el cual desciende hacia el sur. La subida es constante.

EL CAMÍ DELS FRANCESOS

El Camí dels Francesos hace referencia a la guerra de la Independencia, el conflicto bélico entre España y el Primer Imperio Francés que se inició en 1808 con la entrada de las tropas napoleónicas, y que finalizado en 1814 con el regreso de Fernando VII de España. Napoleón pretendía instalar a su hermano José Bonaparte en el trono español. El monasterio de Montserrat fue ocupado por los franceses el 25 de julio de 1811.
2:14 Llegamos al collado de las Pinasses o de la albarda castellana, desde donde podemos subir este cerro mediante unos emocionantes diez minutos. Seguimos el camino que sale hacia el norte y en poco tiempo abarcamos el camino cementado que hacia la izquierda lleva a la miranda de Sant Jeroni, el cual recurrimos a través de escaleras, barandillas y, probablemente, rodeados de un buen número de etnias, lenguas y vestimentas heterogéneas.

2:23 Cima de la miranda de Sant Jeroni. ¿Qué se puede decir de esta cumbre, de sus vistas impresionantes, de su mesa de orientación, de la historia que desprende que no se haya dicho ya? Para mucha gente que haya, por muchas veces que la hayamos subido … ¡Nunca decepciona! estamos en el punto más alto de todo Montserrat, pero todavía no hemos hecho ni la mitad del itinerario. Por tanto, hay que empezar a descender de la cima sin pereza. Pasamos de largo del desvío del Camí dels Francesos y llegamos a la ermita de Sant Jeroni, desde donde continuamos siguiendo el marcado camino que desciende suavemente hacia el sureste.

LA MIRANDA DE SANTA MAGDALENA (1.132 m)

2:38 Cruce en un tramo recto cementado y señalizado con un palo con indicadores. Obviamos el desvío que baja hacia el Pla dels Ocells y seguimos recto por el camino nuevo de Sant Jeroni, cresteando agradablemente por la Serra de las Paparres o de Bellavista. Los paisajes son magníficos, destacando la impactante visión del Cavall Bernat, la aguja más emblemática de toda Cataluña.

EL CAVALL BERNAT

En Cataluña encontramos muchas rocas monolíticas o peñascos verticales de forma aguijonadas y de grandes proporciones llamadas Cavall Bernat, una forma eufemística y disimulada de carall baranat (es decir: rodeado de un círculo de acantilado, según J. Coromines), relacionadas tal vez con antiguos cultos fálicos. Uno de los más famosos y de gran tradición escaladora es el de Montserrat, formado como resultado de la erosión típica de conglomerados con muchas diaclasas.
3:00 Después de pasar por debajo de la pared noreste del Gorro Frigi, encontramos un palo con indicadores a mano derecha que nos señaliza el próximo objetivo: el mirador de Santa Magdalena. Tomamos el sendero que sube hacia la derecha y al poco nos encontramos con la mística escalera de Jacob, por la que subimos con emoción. Una vez ascendida, pasamos por el collado entre el Gorro Mariner (izquierda) y la Magdalena Inferior y seguimos el camino que sube hacia el oeste rodeados de encinas y grandes agujas.

3:05 Collado donde hay un palo con indicadores. Seguimos el sendero que sube decidido hacia el norte y en poco tiempo llegamos a las ruinas de lo que fue la ermita de Santa Magdalena (panel informativo). Pasamos de largo de este vestigio histórico y seguimos el sendero que sube a raíz de precipicios hacia el noroeste y que conduce al alto del mirador de Santa Magdalena.

3:11 Cima del mirador de Santa Magdalena. Desde esta excelente atalaya se divisa buena parte del sur y el oriente de Montserrat, las gigantescas y cercanas agujas de los Gorros y los macizos y poblaciones de los alrededores de Montserrat. Habiendo disfrutado de las vistas, volvemos a bajar por el mismo camino por el que hemos subido hasta el collado y el palo con indicadores. Desde aquí, seguimos el camino que baja hacia el sur, bastante erosionado, hasta que encontramos una escalera con cuerdas gruesas que actúan a modo de barandillas y facilitan la bajada. Hacia la mitad, rompemos hacia la derecha en dirección a las colgadas ermitas de Sant Onofre y Sant Joan Baptista y las cruzamos a través de pasarelas aéreas y pasajes estrechos entre grandes grutas labradas. Situados en su extremo sur, bajamos por el lado de dos hermosos tejos (quizás los más meridionales de todo Montserrat) y rompemos hacia la izquierda en dirección a la estación superior del Funicular de Sant Joan, pasando por el lado de la relativamente moderna capilla de Sant Joan y siguiendo una amplia pista de cemento primero y de tierra después.
Bajando hacia las colgadas ermitas de Sant Onofre y de Sant Joan Baptista.

LA ESCALERA DE JACOB

Durante muchos años el acceso principal a la ermita de Santa Magdalena fue por la escalera de Jacob: 91 escalones que comenzaban en el camino que iba del Pla de les Tarantules hacia Sant Jeroni. Se trata de un paso estratégico que sirve para superar un corte estrecho entre el Gorro Mariner y la Magdalena Inferior. Se desconoce la fecha en que se construyó esta escalera de referencias bíblicas: la escalera soñada por Jacob, una escalera que iba de la tierra hasta el cielo, donde los ángeles subían y bajaban, de ver a Dios, origen también del nombre de la cartuja de Escaladei. Al inicio de las escaleras encontramos la fuente de Jacob, una pequeña cisterna que recoge el agua que se escurre de una surgencia que hay en una rendija entre dos rocas.

LA ROCA DE SANT SALVADOR (1.156 m)

3:27 Estación superior del Funicular de Sant Joan, ubicado en el Pla de les Taràntules o de las Bruixes, donde encontramos varios palos con indicadores y paneles informativos. Tomamos el camino que sale a la izquierda hacia Sant Jeroni (PR C-19), pasando por el lado del edificio de la estación y por debajo de una pasarela. Al poco rato, llegamos a un cruce donde hay un poste con indicadores; tomamos el camino que baja hacia la derecha en dirección la ermita de Santa Anna. Vamos perdiendo altura ignorando un par de desvíos que salen a mano izquierda y encontrando varios pasajes rocosos bonitos y con buenas vistas hacia las agujas que rodean la roca de Sant Salvador.

3:41 Ermita de Santa Anna, con un panel informativo, una gruta obrada a mano izquierda y los restos de la ermita a mano derecha (en fase de reconstrucción a día de hoy). Seguimos el camino hacia el este y en lo alto de una ligera subida llegamos a la plaza o plazoleta de Santa Anna. Tomamos el camino que sale a mano izquierda en un roquedal en dirección a Sant Benet siguiendo los GR-4, GR-172 y el PR C-19. Pasamos al lado del hermoso mirador de los ermitaños y subimos hacia el norte por tramos de escaleras. Dejamos los dos GR a la derecha y seguimos el PR hasta el refugio-ermita de Sant Benet.

3:49 Sant Benet. Visión espectacular de la Momia, la Momieta, la Trompa de l’Elefant y un largo etcétera de monolitos. Seguimos el sendero que sale a la derecha y al cabo de pocos metros dejamos el PR C-19 y seguimos el camino que sube mágicamente a la izquierda trazando zigzag entre encinas y agujas. Tomamos altura rápidamente, pasamos junto al desvío que lleva a la ermita de Sant Salvador y avanzamos planeando hacia el oeste pasando por el collado de la roca de l’Avortó.

4:01 Desvío casi al hilo de la cresta. Seguimos el sendero que sale a mano derecha y que sube al norte hacia la roca de Sant Salvador. Primero carenamos y ganamos altura hasta el collado de una aguja y entonces subimos por una canal un poco derecha que hay que trepar ayudándonos de algunos arbustos. Superada, flanqueamos sin dificultad pero con un paso un poco aéreo hacia la derecha hasta el pie de una estrecha canal, lo ascendemos con pasos de empotramiento hasta el collado colgado entre la roca de l’Elefant, situada a la derecha, y la roca de Sant Salvador, que se alza a la izquierda y hacia dónde vamos subiendo sin dificultad.

EL CAMÍ DE L’ARREL

Es uno de los itinerarios más bonitos y conocidos de Montserrat, que bordea paredes y canales espectaculares. un antiguo camino que actualmente forma parte del GR 172, que conecta el refugio de Santa Cecilia con el monasterio de Montserrat. El tramo está dominado por tres paredes altísimas: la pared de los Diables, el Serrat del Patriarca y la pared del Aéreo, sin olvidar la aguja más esbelta del macizo: el Cavall Bernat.
4:09 Cima de la roca de Sant Salvador. Es ancho, pelado y con unas vistas soberbias hacia todos lados. El ambiente es majestuoso y aéreo. Después de haber disfrutado de la quinta y última cima de la excursión, bajamos con cuidado hasta el desvío que nos ha llevado a la cima y seguimos el camino principal hacia la derecha en bajada primero y planeando después hacia el norte.

4:21 Desvío a mano derecha en un cruce de senderos cerca del collado superior de la canal Plana. Bajamos hacia el norte a través de la mencionada canal con una bajada fuerte siguiendo trazos y algunas marcas de pintura de color amarillo y blanco que vamos encontrando de forma salteada.

4:31 Vamos a parar al histórico camino de l’Arrel y lo seguimos hacia la izquierda coincidiendo con el GR-4, el GR-172 y el PR C-19. A través de este camino disfrutamos de la visión impactante de algunas grandes murallas montserratinas, como la pared de los Diables o la del Aeri, así como del soberbio Cavall Bernat. A medida que avanzamos obviamos desvíos que salen a mano derecha e izquierda hasta que, a la altura de Santa Cecilia, tomamos la pista medio cimentada que baja hacia el aparcamiento.

5:05 Aparcamiento de Santa Cecília, punto de inicio i final de esta espectacular excursión.

FICHA TÉCNICA

Punto de inicio y final: aparcamiento de Santa Cecília (PK 5,7 de la carretera BP-1103)
Tiempo de camino: 5 horas y 5 minutos
Distancia: Unos 15 km
Desnivel: +1.500 m (acumulado de subida)
Alta. A parte de la distancia y el desnivel acumulados, hay que realizar trepadas atrevidas, bajar un tramo equipado con una cadena y cuerdas, recorrer algunas canales estrechas y saberse orientar.
Cartografía: Montserrat (Editorial Alpina) – Escalas 1:5.000 y 1:10.000

ALBERT MASÓ GARCIA

(Sabadell, 1976), ingeniero técnico industrial y montañero. Se inicia en el excursionismo siendo un niño caminado por su querido macizo de Sant Llorenç del Munt i l’Obac y después por el resto de las montañas catalanas. Siendo un adolescente, se aficiona a la escalada y con su hermano Òscar Masó forman una cordada aperturista reconocida y consolidada, compatibilizando entre los dos la abertura de más de 400 vías nuevas y la ascensión de todos los monolitos de Sant Llorenç del Munt, l’Obac i Sant Salvador de les Espases y más de 600 en Montserrat. Es autor del libro “Cims i miradors de Montserrat. Caminades” (Farell Editors, 2018), “Cims dels rodals de Montserrat” (Nova Casa Editorial, 2019) y coautor juntamente con su hermano de los libros “Escalades a Montserrat, el Cairat i Sant Llorenç del Munt i l’Obac” (X Premi Vèrtex – Cossetània Edicions, 2011), ”Catàleg de roques i agulles monolítiques del massís de Sant Salvador de les Espases” (II Premi de Recerca vila d’Esparreguera – Nova Casa Editorial, 2018), entre otros. Ha escrito artículos en boletines de centros excursionistas y revistas como Vèrtex, Desnivel, Muntanya o Excursionisme. Galardonado con diferentes premios literarios y de cine de montaña.
Por si quieres compartir esta crónica