Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

LA FUERZA DE LA NATURALEZA

PARQUE NACIONAL DEL TEIDE

Crónica escrita por EDU BROCAL y publicada en la revista VÈRTEX número 293
Más allá de las hordas de turistas que se concentran al teleférico más alto del Estado español, lejos de la carretera que atraviesa el parque nacional culminante de Tenerife, encontramos un espectacular reino mineral presidido por un silencio inquietante y la soledad más absoluta. El poderoso Teide y sus montañas vecinas nos invitan a descubrir la fuerza de la naturaleza.
El naturalista, geógrafo y explorador alemán Alexander von Humboldt, extasiado después de su ascensión en el Teide en 1799, escribió: «El ascenso a la cumbre del Teide no es solo interesante por el gran número de fenómenos que concurren en nuestras investigaciones científicas. Lo es mucho más encara por las bellezas pintorescas que ofrece a quienes sienten vivamente la majestad de la Natura». Sus palabras fueron del todo acertadas, puesto que el Parque Nacional del Teide (18.990 hectáreas), creado el 1954 y Patrimonio Mundial por la UNESCO, es como un museo natural al aire libre donde cada paso que basura viene acompañado de una lección magistral de geología y biología. Continuamente somos recibidos por lenguas de lava, pitones volcánicos, rocas de formas inverosímiles, atrevidos lagartos tizones, diferentes aves y plantas endémicas en un decorado imponente y sobrecogedor.

El vivaque es la mejor manera de percibir con toda su intensidad la fuerza de esta natura caprichosa y sublime, sobre todo si pasamos las noches a unos 3.000 metros de altitud. Tendremos las estrellas como techo y bajo nuestros pies la gigantesca Caldera de lasCañadas, de 17 kilómetros de diámetro y limitada en el sur por paredes rocosas de hasta 500 metros de altura. Esta caldera, según la hipótesis más aceptada, se formó hace unos 170.000 años como consecuencia del desplazamiento hacia el mar de un antiguo volcán más alto que el actual Teide. El colosal movimiento de tierras de centenares de kilómetros cúbicos dejó una enorme cuenca vacía. Después de este brutal episodio, la actividad volcánica continuada fue cubriendo la depresión y construyendo pacientemente el Teide, que se eleva 3.718 metros sobre las próximas aguas del océano Atlántico. Constituye el punto más alto del Estado español y la tercera estructura volcánica más elevada y voluminosa de la Tierra después de Mauna Loa y Mauna Kea, en Hawái, puesto que se levanta más de 7.000 metros sobre el fondo oceánico.

Aunque la ascensión en el Teide es la más destacada del Parque Nacional, hay otras montañas mucho menos frecuentadas e igualmente interesantes por la seductora belleza de su entorno. Así, encontramos lo Pico Viejo, con un cráter de 800 metros de diámetro; Alto de Guajara, que recibe el nombre de una princesa aborigen que se lanzó al vacío al perder su estimado en la batalla de Aguere ante el conquistador Fernández de Lugo, según dice la leyenda; Pasajirón, vecino del Guajara; Cumbres de Ucanca, abrupta sierra por encima de los Llanos de Ucanca; Sombrero de Chasna y su característica cumbre plana; La Fortaleza, de rojizas paredes verticales; Montaña Blanca, formada por pumicita (piedra pómez) y coronado su redondeada cumbre por minerales de obsidiana; o la Montaña de Limón, que destaca por encima de una extensa área donde predomina el pino canario.

No está nunca de más recordar que nos moveremos por un territorio vulnerable y de frágil equilibrio ecológico, motivo por el cual tenemos que ser muy respetuosos y no dejar rastro de nuestra presencia. Tal vez, cuando andamos sobre un suelo de lava oscura acompañados por el rotundo silencio forjado hace millones de años, nos volverán a venir en el jefe las palabras de Alexander von Humboldt: «Contemplar un paisaje grandioso supone una de las máximas satisfacciones para el alma. Lo Pico del Teide es por mí el ejemplo más claro de la grandeza y belleza de la creación. Obliga el espíritu a reflexionar sobre las fuentes secretas de la actividad volcánica».

MONTAÑA DE LIMÓN 2.103 m

Desnivel: 901 m
Duración: 3:00 h de subida y 5:00 h en total
Acceso: Desde Puerto de la Cruz tomamos la carretera TF-31 en dirección a La Orotava y, pasada esta población, empalmamos con la TF-21. Unos kilómetros más arriba nos desviamos a la izquierda (indicador) hasta el área recreativa de La Caldera (buzo 345 desde Puerto de la Cruz).
Excursión recomendable para conocer las zonas boscosas del valle de La Orotava y su flora exuberante y variada. Desde el área recreativa de La Caldera (antiguo cráter utilizado hoy en día como zona de picnic) vayamos a buscar un camino con el indicador “Choza Chimoche”. Más adelante nos adentramos al barranco de Pedro Gil con la intención de acceder directamente a la Montaña de Limón. Los blancos observatorios de Izaña nos pueden servir de referencia, pero tenemos que prestar mucha atención al itinerario correcto porque diferentes senders nos pueden confundir. La cumbre queda situado por debajo de la Cumbre Dorsal, que divide los vertientes norte y sur de la isla. Proporciona una bella panorámica de la cara este del Teide y del extenso mar de pinos canarios.

LA FORTALEZA 2.164 m

Desnivel: 109 m
Duración: 1:00 h de subida y 2:00 h en total
Acceso: Hay que ir al centro de visitantes del Portillo (2.050 m), al cruce de las carreteras TF-21y TF-24. Parada de buzo línea 348 (Puerto de la Cruz – Paradero Nacional del Teide) y línea 342 (Las Américas – El Portillo).
Tomamos el sendero número 1 que sale a la izquierda del centro de visitantes. Es un camino muy plano, muy señalizado y de ambiente desértico que nos llevará al sendero n.º 29 y de aquí a la Degollada del Cedro, cuello donde hay una ermita. Hacia la izquierda, por una pista o montaña arriba, llegamos a la alargada cumbre, que presenta una abrupta vertiente viste durante la aproximación. Somos ante el Teide y por encima de la enorme Corona Forestal de pinos canarios. Divisamos la cuesta norte de Tenerife si el característico mar de nubes nos lo permite.

MONTAÑA BLANCA 2.748 m

Desnivel: 400 m
Duración: 1:30 h de subida y 2:30-3:00 h en total
Acceso: Desde Puerto de la Cruz cogemos las carreteras TF-31 y TF-21. Desde Santa Cruz de Tenerife, las carreteras TF-272, TF-24 y TF-21.
Desde Playa de las Américas y Los Cristianos (en el sur de la isla), la TF-28 y la TF-21. Parada de buzo líneas 348 y 342. Estacionamos el vehículo en un pequeño aparcamiento situado al PK 40,5 de la carretera de Las Cañadas. Aquí empieza el itinerario clásico de ascensión en el Teide (señalizado como ruta 7). Pero nuestra intención es subir únicamente la Montaña Blanca, una cúpula monolítica cubierta de piedra pómez y obsidiana. No hay pérdida posible. Remontamos una pista suave donde nos sorprenderá la variedad cromática derivada de la convulsa actividad volcánica que tuvo lugar aquí hace miles de años. Con la inmensidad del Teide siempre sobre nuestros jefes, ascendemos hasta los Huevos del Teide (gigantescas bolas de acreción de lava). Sobre los 2.700 m de altitud, en un cuello, abandonamos la ruta del Teide y giramos a la izquierda (sur) para llegar a la extensa cumbre de la Montaña Blanca. Excelentes vistas de un paisaje volcánico sublime.

MONTAÑA DE GUAJARA 2.717 m

Desnivel: 590 m
Duración: 2:30 h de subida y 4:30h en total
Acceso: Aparcamiento del Paradero Nacional (carretera TF-21). Parada de buzo líneas 348 y 342.
Tenemos la imponente cara norte de esta montaña ante nuestro, por encima del Paradero Nacional. Desde la rotonda sale el camino n.º 4 (panel indicativo) que se dirige a la cumbre. Al llegar a una pista giramos a la izquierda y pasamos por el lado de la curiosa Cañada del Capricho, una atractiva zona de escalada. Nos encontramos atravesando la base del vertiente norte del Guajara cuando, por fin, abandonamos la pista para ascender a la Degollada de Guajara. Desde este cuello seguimos el sendero n.º 15 hasta la cumbre, donde en el siglo XIX y principios del XX hubo un observatorio astronómico.

SOMBRERO DE CHASNA 2.407 m

Desnivel: 255 m
Duración: 3:00 h de subida y 5:30h en total
Acceso: aparcamiento del Parador Nacional (carretera TF-21). Parada de bus línias 348 y 342.
El inicio de la aproximación coincide con el de la Montaña de Guajara (sendero 4) pero, al llegar a la ancha pista, continuamos todo recto para remontar un camino que asciende a la Degollada de Ucanca, en el oeste de la Montaña de Guajara. Nos espera un largo trayecto por el camino n.º 31, un poco por debajo de la arista de las Cumbres de Ucanca. Pasamos por el Llano de las Mesas(buenos lugares para hacer vivaque) y después de varias subidas y bajadas entre tajinastes rojos (planta endémica de las Canarias que puede llegar a los 3 m de altura), desembocamos en un gran cuello. Solo nos queda una trepada fácil hasta la cumbre del Sombrero de Chasna, una meseta por encima de Vilaflor (1.414 m), el pueblo más alto de Tenerife.

PICO VIEJO 3.129 m

Desnivel: 956 m
Duración: 3:30 h de subida y 4:00h en total
Acceso: Aparcamiento del Parador Nacional (carretera TF-21). Parada de bus línias 348 y 342.
Empezamos la ascensión desde los famosos Rocas de García y pasamos por el pie de Roque Cinchado (que antiguamente aparecía en los billetes de mil pesetas). Más adelante abandonamos el sendero n.º 3 para continuar por el 23, que nos llevará sin pérdida a las proximidades del Pico Viejo. Diferentes lugares muy próximos al cráter nos permiten efectuar un magnífico vivaque. Pico Viejo consta de un par de cumbres, el principal y el sur, los dos por encima de los 3.000 m. El cráter es de una espectacularidad memorable, especialmente cuando queda bañado por las primeras luces del día.

PICO VIEJO – PICO DEL TEIDE 3.718 m

Desnivel: 612 m
Duración: 2:30 h – 3:00 h
El día siguiente proseguimos la ascensión en dirección al evidente cono cimero del Teide por el sender 12, primero por campos de piedra pómez y enseguida por un caótico laberinto de lava. Llegamos a un mirador y, por un camino empedrado, a la estación superior del teleférico. Solo nos queda remontar el empinado sendero Telesforo Bravo, denominado así en memoria del prolífico naturalista y geólogo de Tenerife (1913-2002). Pasamos por el lado del cráter de 80 m de diámetro y de alguna pequeña fumarola y nos situamos arriba de todo, entre rocas blanquecinas y vistas insuperables. Somos a 3.718 metros sobre el nivel del mar, el punto más alto del Estado español.

DATOS PRÁCTICOS

SITUACIÓN Y ACCESO
El Parque Nacional del Teide se encuentra al sector central de la isla de Tenerife. A la vez, Tenerife tiene una posición céntrica dentro de las islas Canarias, este archipiélago situado a la parte oriental del Atlántico central. El Parque Nacional tiene buenos accesos por carretera desde el norte (Puerto de la Cruz), nordeste (Santa Cruz de Tenerife), sur (Playa de las Américas y LosCristianos) y también desde el oeste (Santiago del Teide); desde esta última localidad tomaremos las carreteras TF-82 y TF-38. Además, hay un autobús diario tanto desde el norte como desde el sur (líneas 348 y 342).

PERMISOS
Es obligatorio obtener un permiso tanto para subir en el Teide como para realizar vivaques dentro del Parque Nacional. Se puede tramitar fácilmente por Internet (www.reservasparquesnacionales.es) en el caso de la ascensión en el Teide o escribir a teide@oapn.es para pedir autorización de vivaque.

ÉPOCA IDEAL Y ALOJAMIENTO
Cualquier época es buena para visitar el Parque Nacional, aunque hay que tener mucho en cuenta el calor del verano y las condiciones invernales durante los meses más fríos del año. Primavera es el momento idóneo para ver la flora en su máxima expresión y encontrar un clima generalmente moderado. En cuanto al alojamiento, la oferta es enorme y variada. Puerto de la Cruz es un buen “campamento base”.

BIBLIOGRAFÍA Y CARTOGRAFÍA
· Klaus y Annete Wolfsperger. Tenerife. Las mejores rutas por la costa y la montaña. Editorial Rother.
· Marion Helbig. Tenerife. Guía de senderismo. Editorial Michael Müller Verlag.
· Juan Sergio Socorro. Guía de ascensión al Pico Teide. Ediciones Saquiro.
· Alonso Polvorinos. Teide. Parque Nacional. Guia y mapa 1:25.000. Centro Nacional de Información Geográfica.
· Tenerife. Teide, Anaga, Teno. 4 mapes 1:25.000. Editorial Alpina, 2020.

EDU BROCAL

Por si quieres compartir esta crónica