Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

EL TUC DER ÒME Y EL MALH DE BOLARD EN BICICLETA ELÈCTRICA

LA DESCUBRIMIENTO DEL ARAN POCO CONOCIDO A GOLPE DE PEDAL

Crònica escrita per JAUME FRUITÓS y publicada en la revista MUNTANYA número 933
Una jornada bien completa de cicloalpinismo por unos lugares poco conocidos pero de una gran belleza. La bicicleta de montaña desde hace unos años ha sido una buena alternativa al excursionismo tradicional. Ha permitido a sus practicantes el descubrimiento del territorio a golpe de pedal siguiendo pistas y senderos. En los últimos tiempos se ha añadido una nueva alternativa, bicicletas eléctricas (e-bike) o de pedaleo asistido. Este nuevo tipo de bicicletas todavía da más posibilidades que las convencionales a la hora de preparar los itinerarios de montaña. La ayuda que proporcionan permite alcanzar unos retos impensados hasta hace pocos años. Con el itinerario que se describe a continuación espero poder dar a conocer y despertar el interés en el acceso a la alta montaña con una bicicleta eléctrica.
Llegando al Estanh Nere deth Horcalh

LA VAL D’ARAN

Decir que el Valle de Arán es uno de los paraísos del excursionismo de nuestro país es una evidencia. Pero el Arán excursionista es conocido sobre todo por su vertiente sur, lo que termeneja con el Pallars Sobirà y también con la Alta Ribagorça. Lugares como Colomers, las zonas lacustres de Mar, Tor y Rius, el Montardo, la Artiga de Lin y sus comunicaciones con el valle de Benás quizás son los más codiciados y conocidos por la gran mayoría de practicantes en el senderismo y excursionismo.

Pero en la vertiente norte, en el umbral con la frontera francesa, las montañas ofrecen un aspecto mucho más suave y redondeado. Son montañas que en sus entrañas llevan diferentes minerales, que en épocas pasadas han sido aprovechadas por el hombre con la apertura de diferentes centros mineros como los de Liat, Urets-Montoliu o Eth Horcalh. Todavía podemos descubrir, en lugares remotos, muchos vestigios de lo que fue esta dura y difícil actividad minera.

Y es en esta zona donde propongo hacer una ruta de alta montaña subiendo a dos cumbres de altura considerable y al mismo tiempo visitar algunos de estos lugares mineros.

DE BAGERGUE A LOS LLANOS DE MOREDO

Iniciamos la ruta en el pintoresco pueblo de Bagergue, uno de los más bonitos del Arán, está situado a 1.419 m de altitud. A la entrada del pueblo hay una zona de aparcamientos.

Empezamos a pedalear por el lado de la iglesia románica de Sant Fèlix, un bello ejemplar del románico aranés del siglo XIII pero que presenta modificaciones arquitectónicas del siglo XVI. Seguimos por la calle Major donde podremos disfrutar de unas especiales decoraciones florales en puertas, ventanas y balcones. Pasamos por la plaza Major y pronto salimos del pueblo por la pista asfaltada que va en dirección norte. A nuestra izquierda nos queda el escarpado Poi d’Unha.

La pista asfaltada pronto se convierte en una pista de tierra que sigue subiendo. A nuestra derecha, un poco alejada podemos ver la encaramada ermita de Santa Margalida, de gran devoción por los habitantes de Bagergue. Cruzamos a vado los pequeños barrancos de Reigada y Mijau y llegamos a un cruce de pistas. Hay un cartel indicador. La de la derecha se dirige en subida hacia Liat. Nosotros, sin embargo, seguiremos por la pista que tenemos delante y que se dispone a cruzar el gran llano de Era Lana. Pedaleamos muy confortablemente por esta amplia zona de pastos, cruzamos el Pònt d’era Ribèra y, después de pasar por el lado de la borda de Lana, iniciamos la larga subida hacia el collado de Varradòs por una pista en buen estado y con una pendiente constante que nos hace ganar altura rápidamente. Nos disponemos a superar un desnivel de 629 m.
Subiendo por la pista de Varradòs
Bajando hacia el Plan deth Tor desde Varradòs
Desde la antigua pista de Montoliu observamos al fondo la Colhada de Varradòs

DE LOS LLANOS DE MOREDO AL LAGO DE MONTOLIU

Estamos en los llanos de Moredo (1.890 m, km 8). La pista deja a la derecha esta zona de pasto con una pequeña cabaña. Desde aquí tenemos una gran panorámica de la vertiente sur del macizo del Mauberme y de las diferentes lomas que forman el paraje de Montoliu, por donde más adelante pasaremos. Seguimos subiendo por esta pista y pronto llegamos al collado de Varradòs (2.048 m, km 10,3). Este amplio collado separa los valles del Unhòla, que es por donde hemos subido, del de Varradòs, que nos queda por delante nuestro, en dirección a poniente. En este punto abandonamos la pista y, por un sendero que se inicia a nuestra derecha, nos adentramos hacia una gran zona de pastos tomando dirección noreste. Al principio pedaleamos con ligera subida, pero bastante cómodamente. El sendero, cada vez más marcado, pronto comienza a perder altura y ofrece unas amplias panorámicas de la zona de los Calhaus y Montoliu. Podemos ver perfectamente el trazado de la antigua pista de Montoliu por donde subiremos en breve. El sendero poco a poco va girando en dirección norte, pasa por un corto tramo un poco expuesto y sin más dificultades baja hasta el curioso Plan deth Tor.

Al llegar al Plan deth Tor (1.964 m, km 13,4) cruzamos a vado el río Unhòla y pedaleamos plácidamente por este extenso llano que forma unos curiosos semicírculos naturales que podremos observar más adelante desde las alturas. Ahora, en dirección sur, tenemos que ir a buscar los restos de una antigua pista que rápidamente nos lleva hasta la pista principal que se dirige a la zona de Liat. La seguimos a la izquierda en ligera subida durante un corto tramo. Ante nosotros tenemos los restos de lo que habían sido las minas del Plan de Tor. Antes de llegar, en una curva pronunciada encontramos el inicio de lo que había sido la pista que subía a la zona de Montoliu (2.031 m, km 14,5). Hay un poste indicador. Ahora pedaleamos planeando e incluso con ligera bajada hasta que después de una curva pronunciada iniciamos la dura subida hacia Montoliu.

En este tramo la ayuda asistida hace posible que podamos subir pedaleando. Superado este tramo, que tiene unos 800 m, llegamos a la loma de Montoliu, donde superamos una fuerte pendiente herbosa haciendo una amplia lazada por las trazas de la antigua pista. Poco a poco nos vamos adentrando en una zona inhóspita en la que los prados alpinos y las pequeñas tarteras ocupan todo el paisaje, amenizado por el ruido del río Montoliu procedente del cercano lago del mismo nombre.

DEL LAGO DE MONTOLIU AL TUC DER ÒME

El lago de Montoliu (2.370 m, km 18,1), situado a los pies del Mauberme forma una magnífica hondonada natural amparada de los vientos del norte por los puertos de Urets y el collado Nera. En esta zona podemos vislumbrar los restos de las explotaciones mineras de Urets, donde aún queda en pie alguna edificación. Después de reposar un poco seguimos pedaleando por la pista que en este tramo se conserva bastante bien. Volvemos a ganar altura rápidamente mientras contemplamos el lago de Montoliu a nuestros pies hasta que llegamos al collado de Montoliu (2.490 m, km 19,3). Es el collado que separa los valles de Vernatar a levante, del de Montoliu a ponente. La pista aún sigue, fuertemente desdibujada, unos cientos de metros hasta que se acaba definitivamente. Ahora hay que seguir un sendero que sube un poco y que se dirige hacia el próximo collado herboso desde donde rodea la ladera este del Tuc de Montoliu por un sendero bastante trillado y fácil de pedalear. Dejamos el collado Nera a nuestra izquierda y giramos por una pequeña loma, donde ya encontramos el lago Nere deth Horcalh (2.465 m, km 20,7). De hecho son dos estanques contiguos situados en la cabecera de la Ribèra deth Horcalh. Una vez pasado el segundo nos vamos desviando hacia la izquierda en ligera bajada dejando el fondo del valle a nuestra derecha. Pronto encontraremos algunas entradas de pequeñas minas y veremos restos de instalaciones como un largo plano inclinado. Estamos en la zona minera del Sarrat Blanc que formaba parte del conjunto minero deth Horcalh y por el que pasaremos más adelante. Ahora pero debemos fijarnos con los restos de un camino carretero medio perdido y que con alguna lazada gana altura por sobre el plano inclinado. Una vez superado esta pequeña pendiente ahora ya pedaleamos por un tramo bastante llano hasta llegar a la loma del Sarrat Blanc (2.459 m, km 22,7).

Ante nosotros, hacia el norte, podemos observar la larga sierra del Malh de Bolard con su cima y, a su derecha, el puerto de Orla. Por debajo nuestro nos queda la zona central de la minas deth Horcalh. Pero eso lo dejaremos para más adelante. Ahora nos toca quizás el tramo más duro de la ruta. Sin camino vamos subiendo por la loma del Sarrat Blanc por un terreno conglomerado y con rocalla desmenuzada que, sin embargo, gracias a la ayuda asistida que llevamos, es todo ciclable. Llegamos a una amplio collado que nos deja respirar un poco y luego tomamos la subida final al Tuc der Òme (2.703 m, km 25), primera cumbre de la ruta.

Se trata de una cima estratégicamente situada con unas panorámicas excelentes. Ante nosotros tenemos la imponente cara este del Mauberme, a nuestros pies el pintoresco lago de Montoliu y a lo lejos, hacia el noreste, la alargada loma herbosa que llega hasta la cima del Malh de Bolard, nuestro próximo objetivo.
Lac de Montoliu desde el Còt de Montoliu
El Sarrat Blanc con el Tuc der Òme al fondo
Cima del Tuc der Òme (2.703 m) con el Maubèrme al fondo

DEL TUC DER ÒMER AL MALH BOLARD

Para ir tendremos que rehacer un corto tramo de la subida hasta llegar al amplio collado. Una vez en este punto, por un sendero rodearemos la cabecera de una amplia loma hasta llegar al hilo de la cresta de la sierra deth Malh de Bolard. El primer tramo lo hacemos descendiendo hasta que encontramos un gran hito hecho de losas. A partir de este punto iniciamos la fácil pero larga subida hasta alcanzar la cima del Malh de Bolard (2.753 m, km 28,1). Es el techo de la ruta. Se trata de una cima fronteriza. Las pendientes suaves por las que hemos subido contrastan con las paredes verticales de sus caras norte, este y sur. Huelga decir que desde esta cima disfrutamos de unas dilatadas panorámicas. Al norte los diferentes valles franceses con los pequeños pueblos de Eylie y Luentein. Hacia el sur, a nuestros pies, el escondido Estanh deth Pietà y el valle de Orla con las minas deth Horcalh a su derecha. Hacia el este vemos en primer término el puntiagudo pico de Barlonguèra que nos queda separado por la profunda brecha que forma el puerto de Orla. Finalmente, hacia el oeste el Mauberme y el Tuc der Òme. Todo ello forma un panorama de alta montaña de primer orden.

EL DESCENSO HACIA EL PUERTO DE ORLA

Una vez bien empapados de estas panorámicas rehacemos el camino por la sierra deth Malh de Bolard. El primer tramo es una rápida bajada para encarar una fácil subida hasta alcanzar el puerto del Tuc der Òme (2.536 m, km 30,5) en la cabecera del valle por la que hemos venido. Ahora, sin camino, vamos bajando por una loma herbada situada entre el Sarrat Blanc y la sierra deth Malh de Bolard. Encontraremos marcas del GR 211. La bajada no presenta ninguna dificultad y, por tanto, la bici nos hace perder altura rápidamente hasta que llegamos a una zona de humedales que rodeamos por la derecha, y donde encontramos los restos del camino carretero que hemos seguido antes el inicio de la subida por el Sarrat Blanc. Seguimos este camino, que pasa por un tramo donde el cauce del arroyo presenta un fuerte color rojizo debido a los minerales férreos de estos alrededores.

El camino termina delante del que había sido el centro de la explotación minera deth Horcalh (2.350 m, km 33,2). Todavía quedan en pie las paredes de lo que habían sido las casas del mineros, chatarra por todas partes, vagonetas y bocanas de diferentes minas. Es evidente que aquí había habido una frenética actividad minera con unos condicionantes muy duros: la soledad, la altura y un clima arisco. Todo el material que extraían era conducido por una vía de vagonetas arrastradas por caballerías hasta el puerto de Orla, que es nuestro próximo objetivo.

Dejamos las minas y empezamos a pedalear por lo que había sido esta vía. Actualmente se encuentra muy deteriorada, llena de piedras y un poco desdibujada en algún tramo, pero es del todo ciclable. En algún tramo aún se conservan en buen estado unos terraplenes de losas que salvan pequeñas hondonadas. Después de pasar por una curiosa trinchera por donde pasaba la vía llegamos al puerto de Orla (2.328 m, km 35,5). Aquí dejamos la vía de vagonetas que se dirige hacia el valle francés de la población de Dull donde, por un teleférico, llegaba el mineral deth Horcalh. Nosotros seguimos las marcas del GR 211 que emprenden, por un bien marcado camino con zigzag constante en el primer tramo, una rápida bajada en dirección sur hacia la amplia Ribèra d’Orla. El primer tramo es un poco pedregoso y hay que estar atento a la conducción, pero pronto el terreno se suaviza y hacemos una apacible bajada por un valle lleno de verdor y alfombrado de flores hasta que llegamos a la confluencia de los ríos Vernatar y Orla al paraje de Eth Horcalh (1.775 m, km 39,4). Lugar bucólico donde el rumor del agua contrasta con las esquilas de los rebaños de vacas y caballos que encuentran un lugar adecuado para pasar la época estival.
CimA del Malh de Bolard

HACIA MONTGARRI Y EL PLA DE BERET

Pasamos un precario puente de madera y seguimos por un sendero cada vez más trillado hasta que llegamos a Es de Cabau, la última borda habitada del pequeño núcleo de Montgarri y que hace pocos años fue restaurada. Aquí encontramos el camino que procedente de Beret se dirige hacia el santuario de la Mare de Déu de Montgarri (1.648 m, km 42,4). Situado en un bello paraje a la orilla izquierda del joven Noguera Pallaresa. Ya hace unos años que los Amics de Montgarri restauraron el edificio de la rectoría y lo transformaron en un acogedor refugio de montaña que funciona todo el año. También ofrecen servicio de restauración. Por lo tanto, puede ser un buen lugar para reponer fuerzas. Al lado está la iglesia de la Mare de Déu de Montgarri, restaurada recientemente. Cada 2 de julio se celebra una romería muy concurrida tanto por los araneses como por las poblaciones francesas cercanas. Una vez visitado este hermoso y concurrido lugar, rehacemos el camino por donde hemos venido hasta llegar de nuevo a Es de Cabau. Ahora seguimos por la buena pista que cruza la ribera de Orla por un sólido puente, subimos hasta los pastos de Parros, con su cabaña y pronto llegamos al gran aparcamiento de Beret (1.845 m, km 47,5).

Estamos en el extenso Pla de Beret, una de las zonas de pastos más importantes de todo el Pirineo. En su entorno se disponen las diferentes instalaciones que configuran la afamada estación de esquí de Baqueira-Beret. Seguimos pedaleando por la carretera que da acceso con ligera subida. Dejaremos a nuestra derecha el refugio libre de Pèira Arroja con un curioso menhir sobre un promontorio. Más adelante, también a la derecha, podemos observar el nacimiento del río Noguera Pallaresa, en la pequeña fuente dera Noguereta. Cuando llegamos al desvío de Orri, dejamos la carretera y seguimos por una pista que se inicia entre las dos carreteras y que nos lleva a una bajada donde hay una cabaña y los Uelhs deth Garona (1.860 m, km 49,8) . Para los araneses este es el nacimiento del Garona, aunque no parece demasiado lógico dado que por razón geográfica natural el auténtico nacimiento debería ser al círculo lacustre de Saboredo, en la parte alta del valle de Ruda. Sea como sea, nosotros vamos a hacer el último tramo de la ruta que es una rápida bajada por una antigua pista, algo desdibujada en algún tramo. Cruzamos la carretera de Beret y ahora, por una pista mucho más buena y un tramo final de sendero, llegamos de nuevo a Bagergue (km 53,7), población donde hemos empezado la pedalada. Al terminar, un paseo por Bagergue puede terminar de redondear un gran día de montaña.
Cima del Malh de Bolard (2.753 m)

JAUME FRUITÓS

Excursionista, ciclo alpinista, articulista, aficionado a la fotografía y autor de libros. Tiene como objetivo recorrer el Pirineo con una e-bike y alcanzar sus cimas.
Por si quieres compartir esta crónica

ARTÍCULOS PUBLICADOS POR EL AUTOR