Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

UN TRESOR VERTICAL

Columna escrita por DANI BRUGAROLAS y publicada en la revista VÈRTEX

A pesar de la faceta fabulosa que le otorgan sus apariencias funambulescas y su carácter a veces heroico, el alpinismo -decía LIONEL TERRAY en su libro imprescindible ELS CONQUERIDORS DE L’INÚTIL- no se escapa de las leyes del deporte.

TERRAY, guía de Montaña, primera repetición de la EIGERWAND, primera absoluta del FITZ ROY o el MAKALÚ entre otras proezas, aunque nunca se sintió atraído por las paredes estrictamente rocosas y siempre se decantó por el alpinismo de roca, nieve y hielo, ya asociaba indisolublemente escalada y entrenamiento. Y aunque hoy en día esto nos pueda parecer una vulgar obviedad, en 1945 pocos alpinistas hacían dominadas y carreras de fondo para ponerse a punto para las grandes courses.

Lo que difícilmente se hubiera podido imaginar este escalador prodigioso nacido en 1921 es el punto de inflexión que ha supuesto la práctica de la escalada deportiva en el camino, lleno de variantes y juegos nuevos, que ha seguido este «deporte».
No sabemos si TERRAY o cualquiera de los escaladores de su generación de habrían creído el avance formidable y la transformación de práctica minoritaria y arriesgada a deporte «seguro» en auge que ha vivido la escalada desde que a principios de los 80 una grupo reducidísimo de locos renunciaron a las cumbres para dedicarse única y exclusivamente a la superación de dificultades inverosímiles.

Sea como sea, CATALUNYA somos un país privilegiado también en cuanto a la escalada deportiva. La cantidad ingente de paredes con que cuenta el país, tan particular; los diferentes tipos de roca -tenemos de todo, desde la arenisca y el calcáreo hasta el basalto o el granito sin olvidarnos del conglomerado -… Todo ello hace de CATALUNYA un rincón que se tiene muy en cuenta en el panorama mundial que abre la escalada deportiva planteada como un deporte que ya no es de riesgo sino de aventura.

Los mejores escaladores deportivos del planeta acaban pasando inexorablemente por CATALUNYA, especialmento por la SERRA DE PRADES. Escuelas como SIURANA, VILANOVA DE PRADES, LA RIBA, ARBOLÍ o MARGALEF, cuentan con líneas de grados estratosféricos que son punteras en todo el mundo. Las grandes figuras y las empresas que los apoyan pisan el país para repetirlas y para dejar su huella.
Y con los mejores de este deporte llega, a continuación, la gran masa de practicantes, también, de todo el mundo. Y esto supone unos ingresos para la zona que difícilmente conseguirían sólo, con el turismo rural, mucho más local. Campings, hostales, restaurantes, bares e incluso productores de aceite y de vino han ido descubriendo, poco a poco, las ventajas de este nuevo turismo escalador. Es cierto que a menudo nos movemos con furgoneta, haciendo vivacs y gastando poco, pero la afluencia de gente es continúa y muchos empresarios de las comarcas de TARRAGONA ya hace tiempo que tienen en cuenta a los escaladores.

Ahora hace falta que las administraciones, que a menudo van demasiado a remolque de la realidad, se convenzan. Muchos ayuntamientos ya han puesto manos a la obra y, aunque muchas veces el detonante son los problemas que causamos este ejército recién llegado de escaladores, las ventajas en tiempos de crisis económica obligan a los políticos a buscar soluciones y potenciar, sin reservas, este tesoro vertical que la orografía del país nos ha regalado.

DANI BRUGAROLAS

Nacido en Barcelona en 1973, periodista y escalador desde muy joven.
Ha realizado escaladas de tipo clásico y big-walls en el país en Europa y Estados Unidos.
«De la escalada, valoro por encima de todo dos cosas: el conocimiento de uno mismo a través de la plasmación en las paredes de las propias carencias,
y el aprecio por los compañeros y compañeras de cuerda que, en ciertas circunstancias, supera la estima familiar.»
Por si quieres compartir esta columna

ARTÍCULOS PUBLICADOS POR EL AUTOR